¿Cómo inducir el parto de forma más natural?


En el 80% de los embarazos, el parto transcurre más allá de la semana 40, por lo que es muy muy normal, dar a luz estando "cumplidas". Fijaros que lo escribo entre comillas porque la OMS y el mismo Ministerio de Sanidad ya estipulan que un embarazo normal tiene una duración de entre 37-42 semanas. Luego están los protocolos "anticuados" de muchos hospitales, que de una manera u otra hacen creer a las mamis que hay que inducir si o si antes incluso de llegar a la semana 42, debido a un riesgo que nunca nos muestran ni nos enseñan en números, estadísticas ni aplicado de forma personalizada a nuestro caso. Pero bueno, este es un tema largo y tendido en el que no me voy a meter porque da para una entrada de blog bien larga.


Lo más normal es que lleguemos a la semana 40 y más allá, estadísticamente hablando y muchas veces, esa presión o estrés por finalizar el embarazo puede hacer mella en nuestra salud mental, afectando directamente en lo que más nos importa, "el inicio espontáneo del parto".


¿Qué podemos hacer para ayudar y trabajar con nuestro cuerpo para que se inicie el parto de manera espontánea y natural?

Antes que nada, hay que decir que no existe una "inducción natural del parto" como tal, sino que nuestro bebé nacerá cuando esté listo y no hay nada que nosotras podamos hacer para cambiar este hecho.

Ahora bien, muchas veces, ese estrés del que hablábamos sobre la fecha de parto y otros aspectos de nuestra vida diaria puede afectar de forma negativa en el inicio espontáneo de parto.

Por suerte, hoy día conocemos esos aspectos externos que pueden afectarnos y conociéndolos podemos ayudar y trabajar con nuestro cuerpo para que, en el momento que nuestro bebé esté preparado, el parto se inicie de forma natural.


Estoy segura de que la gran mayoría de las que estáis leyendo esta entrada ya habéis oído hablar de las famosas hormonas del parto "Oxitocina y Adrenalina" y más o menos tendréis una idea de cómo funcionan en nuestro organismo y en relación al parto. Por resumir un poco, la Oxitocina endógena, es decir, la oxitocina que produce nuestro cuerpo de forma natural, es esencial para que el parto se inicie. Si no hay oxitocina fluyendo en nuestro organismo, no importa que el bebé ya esté preparado para nacer, el parto simplemente no se iniciará a no ser que mamá se sienta segura, feliz, confiada, desestresada y animada, que son todos aquellos estados que promueven la producción de oxitocina natural.


Por lo tanto, ¿qué podemos hacer para inducir el parto de una manera más natural?

Hacer todo aquello que nos haga sentir bien. Tan simple como eso y aquí no puedo entrar en detalles, porque es algo tan personal, íntimo y particular que varía de madre a madre.

Si además podemos eliminar el estrés y los miedos e inquietudes que tengamos sobre cualquier aspecto de nuestra vida, embarazo o parto, puntos extra que ganamos.


Pero también existen otros elementos que pueden ayudar a darle el empujón que necesita nuestro cuerpo para iniciar el proceso sin la necesidad de usar fármacos:


Tener orgasmos

Nos producen un chute intenso de oxitocina junto a olas uterinas que pueden ayudar a que se desencadene el proceso. Así que, si os sentís con ganas, ¡adelante! Y si es con eyaculación mejor, pues es bien conocido que el semen posee en su composición prostraglandinas naturales que ayudan a madurar el cuello del útero.


Estimulación de pezones

¿No os había comentado ya de que el parto forma parte de nuestro ciclo sexual? Pues la estimulación de pezones, ya sea de forma manual, con sacaleches o a través de la lactancia materna, también nos va a dar ese chute de oxitocina que necesitamos para que se inicien las olas uterinas.


Ejercicio moderado

Andar, subir y bajar escaleras, usar la pelota de pilates o fitball, son ejemplos de cómo mantener nuestro cuerpo activo y dinámico. La pelvis estará en movimiento y la cabecita del bebé puede encajarse mejor. Cuando la cabeza descansa sobre el cervix, esté es estimulado y puede originar el comienzo del parto.


Consumo de dátiles y piña 100% natural

En otra entrada ya hablamos de los beneficios de incluir dátiles en nuestra dieta sobre todo hacia el final del embarazo. Los dátiles podrían tener un efecto estimulante en la producción de oxitocina según algunos estudios y lo mismo parece ser que ocurre con la piña, la cual contiene bromelina, una sustancia que podría ayudar a madurar el cervix, aunque, en este caso, no está muy claro y los estudios no son concluyentes. Aún así, la piña es un alimento diurético muy recomendable durante el embarazo, por lo que no perdemos nada en probar.


Acupresión, acupuntura y Siatshu

Sí os animáis a ir más allá, estos métodos son buenas opciones pues no existen riesgos asociados siempre que sean llevados a cabos por profesionales. Existen varios estudios que muestran cambios evidentes en el cervix tras diferentes sesiones de acupresión, acupuntura o Siatshu, aunque no hay evidencia de que pueda iniciar el proceso de parto, si que parece ser que ayuda a madurar el cuello uterino, por lo que es recomendable usar estos métodos después de la fecha de parto, cuando el cervix aún no ha cambiado.


¿Has probado alguno de estos métodos naturales para promover el inicio de parto espontáneo? Deja tu experiencia en comentarios 👇🏼


EVIDENCIA

Podéis encontrar el acceso a los distintos artículos académicos junto a un análisis de la evidencia disponible hasta el momento a través de este enlace y clicando en la entrada correspondiente

https://evidencebasedbirth.com/category/series/natural-labor-induction-series/