TESTIMONIOS DE HIPNOPARTO

EL NACIMIENTO DE NICO

LA EXPERIENCIA DE KONCHI, MAMÁ DE NICO

"no he tenido mi parto deseado, pero es el parto que me llevó hasta mi hija"

No he tenido el parto que hubiera deseado ni por asomo...pero es el parto que me llevó hasta mi hija, me sentí cuidada y respetada y estamos las dos sanas que es lo más importante.

 

El 21/1/22 acudimos a las 8 de la mañana para una inducción por embarazo prolongado al hospital Reina Sofía. Subimos a la planta donde pudimos estar solos en una habitación y empezamos la inducción con misofar cada 4h. La primera dosis no me hizo efecto, estuvimos jugando al parchis, yo haciendo mi clase de ejercicios para abrir el estrecho superior de la pelvis, bailando...y empecé a ponerme nerviosa xq no sentía nada.

En la siguiente dosis, antes de la comida, ya empecé a tener contracciones, soportables pero dolorosas y bien llevadas con movimiento y mi máquina Tens que fue mi perfecta aliada durante tantas horas. ¡Estaba feliz de empezar a sentir!

"concentración, tens y respiración: claves para mantener el control"

Estuve toda la tarde con dinámica uterina y ya el dolor no me dejó cenar. Antes del cambio de turno vino una matrona estupenda y me hizo liberación lateral de pelvis y desimpactación de la cabeza fetal para ver si la dinámica iba haciendo su trabajo pues no estaba dilatando a pesar de la intensidad de las olas uterinas. Las horas fueron pasando con duchas para aliviarme y la concentración con la tens y la respiración, para mí estas dos cosas fueron claves para tener el control. Mi marido también me daba masajes e intentaba relajarme dándome todo su apoyo tan fundamental en ese momento. Pero llegaron las 4 de la madrugada y ya no podía más, seguía con 2cm y el dolor ya era insoportable. Llamé para intentar que me pasaran a paritorio para ponerme la epidural, pero la matrona me insistió en que me diera de nuevo una ducha para intentar aguantar algo más.

"me pusieron la epidural y a las 7 estaba en la gloria"

 

A las 6 vino de repente un ángel para mí en ese momento, otra matrona y me preguntó si quería la epidural, ya que tras dos sedaciones intramusculares y muchos métodos naturales de alivio del dolor, ya no lo estaba llevando nada bien. Soy consciente de que era muy pronto, pero también la situación me hizo tomar esa decisión para poder continuar la inducción después de tantas horas. Así lo hicimos, pasé a paritorio y me pusieron la epidural y a las 7 estaba en la gloria. La dilatación siguió una progresión muy tórpida durante todo el día. ..se veía que algo no iba bien. Llego un punto que volví a sentir dolor en zonas que indicaban que la niña no estaba bien colocada. Pero llegó un momento que el ginecólogo me valoró (ya al loro por la situación...) y de 4 pasé a 6-7cm!! Eso nos dió muchas esperanzas, al fin había un cambio sustancial. Este gine encantador que ya conocíamos de consultas, nos dijo que el problema era la colocación de la niña, que si se metía bien y dilataba tenía espacio suficiente para parirla. Pero no pudo ser.

"junto a mi equipo médico, decidimos que la solución era una cesárea"

Mi compañera y amiga matrona me colocó de todas las posturas habidas y por haber para intentar que Carmen se metiera en el canal del parto, pero estaba estancada y cuando me volvieron a valorar seguía igual, con otros signos no tranquilizadores, y por todo ello, coincidimos en que la solución era una cesárea. Para mí fue una liberación en ese momento. Mi marido se puso a llorar, imagino que mezcla entre miedo y la pena por mí por la ilusión que sabía que me hacía parir. Pero a veces es necesario, y siento que no pudimos hacer más por conseguirlo.

"lo que más temía de la cesárea era no poder hacer piel con piel con mi hija"

Lo que más temía de la cesárea es a que no me permitieran estar piel con piel con mi hija en reanimación (por desgracia aún no se suele hacer en cesáreas intraparto) y para mí, como para toda mujer imagino, hubiese sido muy triste. Fue lo primero que pedí cuando se decidió la cesárea y así se hizo. Mi amiga me enseñó a mi hija tras nacer y le dije: "hola Carmen, soy tu mamá". Después de coserme, ver a mi niña con su padre haciendo piel con piel mientras me esperaban para ponérmela a mí...fue emocionante. Al final, como nos enseña el hipnoparto, se trata de aceptar lo que venga y sentirnos dueñas de nuestro proceso, por distinto a lo que nos imaginábamos que fuera...y tener a mi hija sana conmigo es la mayor recompensa.

DAR A LUZ CON HIPNOPARTO: MÁS TESTIMONIOS 

¿QUIERES UN PARTO POSITIVO?

Sea como sea tu parto "soñado", tu también puedes prepararte para un parto positivo. ¡Nosotros te ayudamos a lograr una experiencia de parto positiva!

RESERVA TU PLAZA

Apúntate ahora, paga después.

MÁS SOBRE HIPNOPARTO

Todo lo que necesitas saber sobre Hipnoparto: ¿qué es?, ¿cómo te ayuda?, el método y sus técnicas, beneficios y ventajas, testimonios de otras mujeres, vídeos didácticos, evidencia científica...

Más.png

TODO

SOBRE

HIPNOPARTO

icono - canal youtube.png

canal

youtube

"TU PARTO"

icono - lecturas recomendadas.png

lecturas

y enlaces

de interés